diumenge, 23 de febrer de 2014

El Quijote en Barcelona.

Los alumnos de primero de bachillerato hemos hecho la ruta literaria de El Quijote por Barcelona.

Sala cervantina. Biblioteca Nacional de Cataluña.

 Entre los capítulos LX y LXVI Don quijote y Sancho pasan una temporada en Barcelona, ciudad que Cervantes conocía por haber estado en ella entre la primavera de 1609 y el otoño de 1610. Hemos iniciado el recorrido desde la muralla medieval del siglo XIV hasta las atarazanas. A continuación hemos llegado a una de las arterias más importantes de la Barcelona del siglo XVI, el carrer Ample, donde debió alojarse don Quijote en casa de don Antonio Moreno. A continuación hemos ido al Paseo Colón número 2 donde estaba situada la casa en la que residió Cervantes durante su estancia en Barcelona. Desde el Pla de Palau nos hemos dirigido a la imprenta de Sebastián Cormellas en la calle del Call.  Allí Quijote vio cómo se imprimía el Quijote falso de Avellaneda.  Hemos finalizado nuestro recorrido en la calle de Perot lo Lladre, el bandolero catalán Roque Ginart que acompañó a Quijote y Sancho hasta la entrada de la ciudad.
Por estas calles barcelonesas ya no hay quijotes pero aún conservan la magia y el encanto de una ciudad cargada de historia. Durante unas horas nos hemos acercado a ella, la hemos recorrido, nos hemos imaginado cómo sería en aquella época, tal como le impresionó a Cervantes.
A continuación hemos visitado la sala cervantina de la Biblioteca de Catalunya donde hemos podido ver estanterías repletas de ediciones del Quijote. No solo las primeras ediciones de 1605 sino el Quijote traducido a todos los idiomas, ruso, griego, rumano, checo, etc. También ediciones curiosas como algunas en miniatura. En total ocho mil volúmenes dedicados a Cervantes.  La visita ha valido la pena.

Y así me pasé de claro a Barcelona, archivo de la cortesía, albergue de los extranjeros, hospital de los pobres, patria de los valientes, venganza de los ofendidos y correspondencia grata de firmes amistades, y en sitio y en belleza, única; y aunque los sucesos que en ella me han sucedido no son de mucho gusto, sino de mucha pesadumbre, los llevo sin ella, sólo por haberla visto.
(Capítulo LXXII)















4 comentaris:

  1. La salida de El Quijote en Barcelona me pareció muy interesante. Aunque caminamos mucho, aprendimos a situar la casa de don Antonio y el apartamento de Cervantes entre otros. Fue curioso pasar por los mismos sitios por los que pasó Cervantes y ver los elementos que están reflejados en su obra.
    Gisela.

    ResponElimina
  2. La salida estuvo muy bien ya que fue interesante pasar por los sitios en los que estuvo Cervantes. Me gustó pasar por sitios por los cuales ya había pasado otras veces pero que nunca los había asociado con la historia de don Quijote. Andamos mucho pero mereció la pena, y la parte que más me gustó de la excursión fue la visita a la biblioteca.

    ResponElimina
  3. La Ruta del Quijote por Barcelona fue una salida muy interesante y divertida. La guía estuvo explicando todo el recorrido muy bien y todas las partes importantes de la salida quedaron claras.
    La parte que más me gusto de la salida fue la visita a la sala Cervantina porque me impactó mucho ver todas las ediciones que se habían hecho del Quijote.
    La edición que más me gustó fue la del Quijote en miniatura porque me pareció muy curiosa y original.
    En general toda la salida me gustó mucho aunque acabe bastante cansada ya que fue un recorrido bastante largo.

    Xènia.

    ResponElimina
  4. La salida del Quijote en Barcelona me gustó y fue bastante útil ya que nos ubicó los lugares de la ciudad por los que había pasado Cervantes y pudimos ver y notificar el antes y el después de la ciudad. Por ejemplo, a mi particularmente me sorprendió mucho que la imprenta donde se imprimió el Quijote apócrifo fuera actualmente un bazar.
    En general y a pesar de que había transcurrido bastante tiempo desde que hubiésemos dado el temario en clase la salida fue muy interesante y nos acercó mucho al autor.

    ResponElimina